Menú Ciudad Ocio
Por Salvador Lemis
  • Comentarios

Obra de Teatro de títeres sobre la Muerte

Haydeé Boeto realizó una hermosa adaptación para niños del cuento de Wolf Erlbruch. Y la dedicó a su amiga desaparecida Perla Szuchmacher, importante dramaturga y directora radicada en México. Raquel Bárcena es la mamá de Haydeé. Raque, junto a Paty Ostos, fundó la Unión Internacional de la Marioneta en México (UNIMA), un organismo mundial que alberga a todos los títeres y titiriteros del mundo. “Pato, Muerte y Tulipán” es una obra que habla básicamente sobre la vida y la muerte; "tratando el tema de la muerte para los niños, que es algo delicado y difícil; entonces hemos hecho un trabajo minucioso, que ha llevado tiempo y mucho cuidado para poder traducir el espíritu del cuento, el cual es realmente muy pequeño, al lenguaje teatral". El montaje tiene la estética de un libro, que a la vez se abre y sirve de escenografía, contiene ilustraciones en sus páginas, otorgando una agradable sensación -al espectador- de que está pasando las hojas de un libro. Asimismo, añadió que "este tema está tratado con cierta poética; es una metáfora de la vida. Habla acerca de que la muerte no es algo ajeno, es algo que nace con nosotros; la muerte está con nosotros desde que nacemos y nos acompaña siempre, y si la tomamos así, ¡nuestra vida será mejor!" Realizada con belleza y encanto, donde priman los blancos y negros. Una atmósfera surreal, extraña, sobrecogedora y fina. Una producción que muestra exactamente cómo se suscita el origen de la vida que, al final, indica que todo lo que nace tiene que morir para que pueda nacer otra vida. En la puesta en escena, que ojalá tenga más temporadas, las actrices y productoras ejecutivas de la obra, Micaela Gramajo y Daniella Arroyo, hicieron reír y reflexionar a los niños y adultos en este montaje, el cual mostró cómo 'Muerte' le explica a 'Pato' que siempre lo ha acompañado, y que al final debe morir para dar paso a otra vida. La asistencia de dirección a Boetto estuvo a cargo de Gabriela Lozano, así como la cuidadísima iluminación y escenografía, por Matías Gorlero. Obras así abren un panorama inagotable hacia novedosas temáticas infantiles. Obras, textos, representaciones, que abran no sólo ese resquicio flexible hacia la natura y la vida, sino que le puedan demostrar a los adultos intransigentes, que existe un mundo exterior pletórico de vida y de oportunidades, inclusiones y pálpitos de almas. Un mundo como un jardín de colores, tonos, esencias, contradicciones y libertad.

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer