Menú Ciudad Ocio
Por Michel Loeza
  • Comentarios

Corollaries

Se dice que a principios de febrero uno logra recuperarse del jet lag decembrino: monederos rotos, deudas, moral débil y ojos bien puestos en la realidad, pero ¿qué hay del buen comienzo de año? Todo está en qué es lo que se mira y cómo es que se mira: año nuevo, sección nueva, música nueva. Y para iniciar con pie derecho, arrancamos con un álbum que, además de ser motivador, trae consigo la idea de la continuidad, aspecto que no puede pasar de largo mientras sigamos vivos. Con ustedes: Lubomyr Melnyk: Busque este disco y no se arrepentirá: Corollaries, Lubomyr Melnyk (continous music, neoclásico), Austria, Erased Tapes, 2013 https://soundcloud.com/erasedtapes/sets/lubomyr-melnyk-corollaries ¿Alguna vez te has detenido a mirar el flujo de un río, los movimientos aparentemente infinitos de las olas del mar, los movimientos de las nubes? Corollaries es aquella expresión del movimiento trasladada al lenguaje musical; en este caso, al piano. Lubomyr Melnyk es un pianista de origen austriaco y, además, uno de los más prolíficos e inventivos músicos de nuestro siglo. ¿Quién pensaría que una persona con 66 años de edad compondría y ejecutaría una obra de la calidad de Corollaries? Tal vez pocos. El lenguaje de la música es el lenguaje que actúa directamente con la memoria y con las emociones; toda la reminiscencia emocional se halla en Corollaries, un álbum producido bajo el sello independiente Erased Tapes, el cual pareciera ser una impresión de toda una vida, un sistema de transporte que nos da un paseo por aquellos rincones más íntimos de la personalidad. El álbum está compuesto con una técnica, o un lenguaje, llamado por Melnyk continous music, pero ¿qué es eso? Continous music es la mecánica de ejecución instrumental (género que no es de élite, pues puede aplicarse en otra instrumentación y lo han aplicado otros músicos, tal es el caso de Steve Reich en Music for 18 Musicians) en la cual se conjugan las notas de una manera continua, sin dar cabida a silencios. Continous music es un género difícil de ejecutar, donde la velocidad y la armonía se conjugan a la perfección. Y hablamos de dificultad porque son piezas que pueden ir de los nueve minutos hasta una hora completa. Durante el flujo de la música continua se hacen juegos melódico-tonales y rítmicos que responden a un amplio conocimiento del lenguaje musical. Lubomyr Melnyk, en Corollaries, demuestra una calidad de ejecución indiscutible, basada en un enfoque que -en propias palabras del músico- es “una técnica análoga al kung-fu, donde la energía mental debe transmitirse al instrumento”. Así se hace posible un feedback constante entre la armonía melódica y la armonía del ejecutante. No es gratuito que Melnyk sea capaz de tocar de 12 a 14 notas por segundo durante un tiempo prolongado. Corollaries se compone de cinco piezas: “Pockets of Light”, un influjo de dinámica emocional en el cual se hacen presentes algunos versos cantados por el compositor (buen cantante, además) que ayudan a reforzar las impresiones armónicas; el segundo track, “The Six Day at Moment”, una pieza de aires melodramáticos que recuerda a algunos pasajes de Sergei Rachmaninoff; tercera pieza, “A Warmer Place”, de una connotación más liviana que las dos anteriores, pero con el misma carga sentimental; “Nightrail from the Sun”, una de mis piezas favoritas, que responde al cuarto lugar en el álbum y es un fragmento de poco más de 13 minutos en el cual se pueden distinguir arreglos de una guitarra en slow gear, algo parecido a los trabajos de Robert Fripp; finalmente, la pieza “Le Miroir D’Amour”, una cascada de sensiblería tan exacerbada que ver a alguien llorar con ella no sería sorpresa. Corollaries es una de las grandes obras musicales de nuestro tiempo, un naufragio, inducido por hipnosis, hacia las islas del alma humana. Una absoluta recomendación para cualquier tipo de paladar auditivo, valga la imagen surreal en este caso. www.erasedtapes.com/store/index/eratp048

Comentarios



Más Artículos

MUERE EL CANTANTE PRINCE A LOS 57 AÑOS DE EDAD

Salvador Lemis

Skeleton Tree o El son del dolor

Óscar Schinca

Ciudad Ocio | Footer