Menú Ciudad Ocio
Por Alicia Ayora
  • Comentarios

“La idea de sentarme enfrente de un hombre sentado detrás de un escritorio y contarle que deseaba un trabajo, que estaba capacitado para hacer ese trabajo, era demasiado para mí. Francamente estaba horrorizado de la vida, de todo lo que un hombre tenía que hacer sólo para comer, dormir y poder vestirse”.

¿Acaso hay alguna manera más franca y obvia de manifestar la ignominia a la que ha sido expuesta la dignidad humana... hoy determinada por el trabajo, actividad legitimada como el sentido de la vida? Lo terrible no es estar consciente de ello, lo es el "no tener escapatoria". Somos esclavos del sistema capitalista y del mal llamado socialista. El imperio y las necesidades nos dominan. El precio de la libertad cada día es más caro... y romper con todas las reglas arrastra a un estilo de vida socialmente miserable.

Así parece ser la vida de Henry Chinasky –alter ego de Bukowsky- en la novela Factotum que narra su recorrido por cada estación, trabajo de baja categoría y mujer por los que pasa, pierde o abandona. La obra refleja cómo la ética del trabajo doblega a los individuos pero no al protagonista, que por lo mismo cada vez soporta menos en cada uno de sus factotums.

En esa vida “insegura y miserable”, el total de sus posesiones son una maleta de cartón y la ropa que trae puesta; siempre en busca de un nuevo trabajo cuando -desempleado- ya no tiene para comer y beber. Dormir en un parque le da igual que en una cama, así como ofrecer el único mendrugo de pan del día a algún hambriento.

En la vida del protagonista no existe el mínimo deseo de posesión, y cada billete es guardado el tiempo necesario en que le toca su turno de ser invertido en alcohol, comida y cuando hay la oportunidad, apostar en las carreras de caballos. Admirable para muchos su valor, pero no pasa de ello. Pocos como Chinasky. Por tanto se vuelve caricatura de sí mismo.

Charles Bukowski,  poeta maldito, con su lenguaje y actitud soez, renuncia a todo como sólo puede hacerlo un hombre libre, excepto a la satisfacción de sus placeres, las mujeres, al alcohol y la devoción a la escritura.

Factotum es la segunda novela de Charles Bukowski y fue adaptada al cine en el 2005, haciendo el papel protagónico Matt Dillon.

Bukowski fue un escritor y poeta estadounidense nacido en Alemania; personaje excéntrico y arrebatado, murió en 1994. Su obra recibió tantas críticas negativas como positivas por su lenguaje ofensivo -según algunos- como un exhibicionista literario.  Otros realzaron su autenticidad y su condición de escritor y poeta maldito.

Entre sus novelas están Cartero (1989), Mujeres, La senda del perdedor, Hollywood y Pulp.

También su poesía es altamente recomendable. A través de él obtienen voz y voto los personajes del inframundo norteamericano: bares, antros, cantinas, baños públicos, puentes de homeless, barriadas, campos deportivos, callejones, riñas callejeras, prostíbulos... Nos habla de los desechos humanos del Sueño Americano, y se le ha comparado con Henry Miller, Céline y Hemingway... 

SUS NOVELAS PENETRAN COMO BISTURÍ EN EL ALMA. 

Comentarios



Más Artículos

COMPRA LA EDICIÓN DE "ANTES", UN BUEN TEXTO, EN PASO DE GATO EDITORIAL

Ulises Ortega González

FELIT: LA FERIA DEL LIBRO TEATRAL 2016

Salvador Lemis

CICLO MUJERES DE LETRAS: INBA

Jaime Bañuelos

LEE O DESCARGA "PASO DE GATO" EN LA APP NUBLEER

Salvador Lemis

Ciudad Ocio | Footer