Menú Ciudad Ocio
Por Alicia Ayora
  • Comentarios

En la Feria del Libro del Palacio de Minería del año pasado, podían hallarse aún ejemplares de “Tres veces al amanecer”, de Alessandro Baricco, ¡autografiados por él! Ya en la feria de este año no estaban. Agotados. Al menos los que ostentaban su rúbrica… El tres es un número mágico según los cabalistas. Como en aquel viejo filme de Carlos Saura, “Stress es tres tres” que hizo época. O en el cuento de “Los 3 cerditos”… vaya usted a saber… Por lo pronto Baricco sigue sorprendiendo, como con “Seda” o “Sin Sangre” o “Océano mar”. La novela tiene tres partes, se construye sobre tres encuentros: un hombre mayor y una mujer joven; un hombre casi anciano y una adolescente, y un chiquillo y una mujer madura. Se da el caso de que el personaje masculino y el femenino son el mismo las tres veces, en distintas etapas de sus vidas que no están ordenadas cronológicamente. Tres veces al amanecer (Anagrama) responde, pues, a una brillante idea, a lo que llamaríamos una idea trascendente. Así como en teatro nuestro Martín Zapata, desde Jalapa, se la pasa a la cacería de buenas ideas para hacer su teatro. O el desaparecido Gabriel García Márquez, premio Nobel, recomendaba constantemente. Alessandro Baricco (Turín, 1958) no sólo no malogra la idea base original, sino que la potencia, le saca todo su partido y la lleva a buen puerto: los espacios de la acción son reales, pero el escritor los tiñe de una cierta irrealidad, la irrealidad que también adquiere el tiempo ficticio –o de ficción- creado por el procedimiento estructural y narrativo elegido. Espacio y tiempo. Ese toque sublime es lo que hace que sus libros sean inolvidables. El que leyó “Seda” tendrá que releerla durante toda su vida. Hay libros que crean obsesión como antiguas músicas recurrentes, como el Vals a Gamou, de Eleni Karaindrou o la Sonata en A Mayor para piano y violín, de César Franck. Pero la lectura del libro es muy fácil, no ofrece ninguna complicación. El lector disfruta, siempre con inquietud, de las tres historias, que pueden leerse autónomamente e incluso en otro orden. La ingeniosa idea de partida halla su culminación en las rimas internas, silencios, detalles, chispazos, ataques, estocadas al sentido, sonoridades, susurros, en los puntos de conexión –muy trabajados- entre las vidas y los personajes. Hay que leer esta nueva novela de Baricco.

Comentarios



Más Artículos

Paso de Gato cumple XV años

Editorial Ciudad Ocio

PASO DE GATO Y SECRETARIA DE CULTURA CDMX EN PRESENTACIÓN DE ANTOLOGÍA

Salvador Lemis y Leticia García

El lugar de los poetas. Un ensayo sobre estética y política

Redacción Ciudad Ocio

ARTURO NAVA PUBLICA EN PASO DE GATO UN LIBRO EXCEPCIONAL

Salvador Lemis

Ciudad Ocio | Footer