Menú Ciudad Ocio
Por Alicia Ayora
  • Comentarios

"Marco el romano" es uno de los más célebres frescos históricos que nos legó Mika Waltari. En la novela se reproduce con intensidad y colorido el mundo judeorromano del siglo I, donde no podía faltar la figurar de Jesús y sus primeros seguidores. El protagonista al que alude el título es inicialmente un típico romano de la época, de vida licenciosa y costumbres disipadas, pero del contacto con los apóstoles surgirá un nuevo Marco. El recorrido de Marco por el mundo conocido de la época es una fascinante aventura por la que Waltari conduce el autor con mano maestra. Los que ya leyeron "Sinuhé, el egipcio", conocen la destreza narrativa de Waltari. Su fuerza, su pasión, sus acciones trepidantes, sus intrigas, sus trampas de sentido. Hay que leerlo. Hay que rescatarlo. Se trata del relato de un romano noble, Marco, que lleva una vida disipada y hedonista para tratar de estar por fin con su amada Tulia. Hastiado y desesperanzado, comienza en Alejandría una especie de búsqueda mística que le lleva hasta Jerusalén. La ciudad santa de los judíos está en plena ebullición, pues a la celebración de la Pascua se le suma la crucifixión de un profeta, Jesús de Nazaret, enemigo de los sumos sacerdotes. Marco tiene a los tres días un encuentro con el propio Jesús y comprueba por sí mismo que el sepulcro en el que le sepultaron ya no guarda su cuerpo. Sorprendido por los acontecimientos, totalmente superado por lo que ha visto y oído, intenta por todos los medios encontrarse de nuevo con el Resucitado y verificar que aquel hombre era realmente el Hijo de Dios. Porque, al contrario que los judíos, el romano Marco percibe inmediatamente que si la Resurrección de Jesús es cierta, entonces la existencia de todos los hombres adquiere un significado distinto. En su camino, Marco busca insistentemente a los testigos de la vida, muerte y Resurrección de Jesús. Habla con personas sanadas por él, con Lázaro, con María Magdalena, con Pilato y su mujer, con Simón de Cirene, con discípulos y Apóstoles del Maestro… Y encuentra personas temerosas, incrédulas y recelosas… Por último, Marco es uno entre la multitud que contempla la Ascensión del Señor y su conversión se hace entonces definitiva.

Comentarios



Más Artículos

PASO DE GATO A LA VANGUARDIA EDITORIAL

Olga Harmony

DEEPAK CHOPRA REVELA NUEVOS MODOS DE INTERPRETAR LA REALIDAD

Salvador Lemis

CICLO MUJERES DE LETRAS: INBA

Jaime Bañuelos

Ciudad Ocio | Footer