Menú Ciudad Ocio
Por José Eduardo Latapi Zapata
  • Comentarios

La vida es una maravillosa oportunidad fugaz
que hay que agarrar al vuelo
y lanzarse dentro con alegre libertad.

Dario Fo

El 13 de octubre de 2016, el día en que se anunció al ganador del premio Nobel de Literatura, Bob Dylan, murió a los 90 años uno de los grandes de la literatura del siglo xx: Dario Fo.

Dario Fo murió en el hospital Luigi Sacco de Milán, donde se recuperaba de algunos problemas respiratorios, pero su salud ya estaba bastante deteriorada.

Fo estuvo activo hasta el final de sus días; el 20 de septiembre de este año había presentado en Milán su último libro, Darwin, dedicado al padre del evolucionismo.

KIF_1724.JPG

En 1997 Dario Fo fue galardonado por la Academia Sueca con el premio Nobel; en la ceremonia de entrega, en ese momento tan solemne, “el eterno bufón” no pudo desprenderse de ese carácter auténtico, desparpajado, que siempre lo distinguió. “Algunos amigos míos, literatos, artistas famosos, al ser entrevistados para los periódicos y la televisión, han declarado: ‘El premio más importante le corresponde, sin duda, a los miembros de la Academia Sueca que han tenido el valor de otorgarle el Nobel a un ¡bufón!’. Y sí, de verdad ha sido un acto de valentía que roza la provocación.”

Se trata del más grande y famoso artista italiano de los tiempos modernos, un enorme talento que no sólo ejerció gran influencia en el teatro, reinventando la sátira y la comicidad con cientos de comedias, relatos, novelas biográficas, ensayos, sino como actor, escritor, compositor y hasta pintor, director, escenógrafo; en cada una de esas facetas, siempre demostró un gran compromiso político con la izquierda, lo que provocó que muchas veces fuera objeto de la censura, sobre todo en televisión. “Si me debe pasar algo —dijo en alguna ocasión—, digan que he hecho de todo para sobrevivir.” Y lo hizo, alcanzó la inmortalidad que sólo el arte reserva para unos cuantos.

Dario Fo será recordado por sus textos teatrales de sátira política y social, y por su compromiso político y social. Como los grandes, conjuga esos dos elementos que para el también ganador del Nobel, Jean-Paul Sartre, debe contar todo artista auténtico: talento y compromiso.

KIF_1738.JPG

Dario nace el 24 de marzo de 1926 en Sangiano, una pequeña localidad lombarda. Al terminar sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Brera en Milán, desde 1950 comienza a trabajar para la televisión pública italiana (RAI), como actor y escritor de textos satíricos. Unos años más tarde, contrae matrimonio con la actriz Franca Rame (1929-2013) en la basílica de San Ambrosio. Poco después se transfieren a Roma, donde nace su hijo Jacopo, quien sigue los pasos de su padre y se desempeña como escritor, actor y director.

En la década de los sesenta, Fo y su esposa fundan la compañía Dario Fo-Franca Rame. Dada la censura, la pareja decidió dejar la televisión por el teatro. Las comedias producidas en esos años tienen la estructura de la farsa, enriquecida con elementos satíricos. Con una actitud crítica hacia lo que llamaba “teatro burgués”, Dario Fo actuaba en lugares donde podía encontrar un público distinto al que asistía a los teatros, como plazas públicas, fábricas, etcétera.

A finales de los sesenta, junto con Franca Rame, funda la compañía Nuova Scena; el objetivo de este grupo teatral era regresar a los orígenes populares del teatro y recuperar su relevancia para la sociedad. En La Spezia, el 1.º de octubre de 1968, como único actor en escena, representa por primera vez su obra maestra Misterio bufo, en la que aborda diversos pasajes bíblicos a la manera de los juglares medievales, un conjunto de monólogos que describen algunos episodios inspirados en evangelios apócrifos y relatos populares sobre la vida de Jesús; se trata de una estupenda reelaboración de textos antiguos en grammelot (lenguaje teatral que a partir de improvisaciones bufonescas, inspiradas en la Comedia del Arte, está constituido de sonidos que imitan el ritmo y la entonación de uno o más idiomas reales); en esta obra satírica, expone la corrupción moral de la Iglesia católica a través de una visión particular de las Escrituras, que en conjunto constituyen una metáfora de la realidad. Esta obra recupera lo que para Fo es la esencia del teatro: un medio de comunicación del pueblo, pero también para la provocación y exposición de ideas.

Dario Fo

En la década de los setenta, Fo participó en diversas organizaciones extraparlamentarias de izquierda y fundó el colectivo La Comune, a través del cual buscó estimular el teatro de calle.

En cuanto a su obra, destacan varias obras de teatro, novelas biográficas, guiones cinematográficos, etc., que injusto sería enumerar unas cuantas.

Como ocurre con la muerte de algún grande, ésta es una oportunidad no sólo para recordar su legado y su trascendencia, sino para leerlo, representarlo, e inspirarnos en él para, por qué no, buscar un teatro más auténtico, crítico y con incidencia real en nuestra sociedad.

Hoy la comunidad artística de Italia y del mundo está de acuerdo en que más que llorar por la partida del bufón italiano más famoso, debemos homenajearlo, divirtiéndonos con su teatro.

Dario Fo

Comentarios



Más Artículos

PARTICIPA EN EL CONCURSO DEL LIBRO SONORENSE' 2016

Instituto Sonorense de Cultura

COMPRA LA EDICIÓN DE "ANTES", UN BUEN TEXTO, EN PASO DE GATO EDITORIAL

Ulises Ortega González

LA DRAMATURGIA DEL CLOWN: EL 29 DE AGOSTO CON LA PRESENCIA DE SU AUTOR EN PASO DE GATO

Salvador Lemis

DESPERTAR EN EL FUTURO, ¡ATERRORIZA!

Scarlett Badó

Ciudad Ocio | Footer