Menú Ciudad Ocio
Por Scarlett Badó
  • Comentarios

Entre lo viejo encontramos lo más nuevo, creo. Al fin me puse a leer a Stanislaw Lem, a quien neciamente no le había prestado atención más allá de Solaris, y no lo lamenté. La ciencia ficción de Lem tiene el don de llenarlo a uno de risa por momentos, y de dejarlo varado en la peor desesperación con un pequeño cambio de párrafo. Giros de construcción que el lector agradece por la sorpresa y el deslumbramiento de descubrir otras sensaciones. Congreso de futurología es una novela breve que el autor polaco publicó en el ya lejano 1971. Forma parte de una serie de trabajos narrativos protagonizados por un tal Ijon Tichy. Tichy no es un héroe: yo más bien me atrevería a decir que es un testigo perfectamente aterrado por el mundo que lo rodea —tan perfecto es su terror, que lo contagia. El primer paso es que aceptemos la futurología como una ciencia consolidada. Pues bien, el narrador nos invita a acompañarlo al Octavo Congreso Mundial en Costa Rica. Cientos de futurólogos se han reunido en el hotel Hilton local y van a discutir sus propuestas para salvar un mundo sobrepoblado y belicoso. Ése era el plan, digo. Cuando una rebelión (rifles y alucinógenos incluidos) obliga a Tichy a ocultarse en las cañerías junto con algunos compañeros suyos, el itinerario se deshila. Luego de una sucesión de accidentes fatales —con tantos químicos en el aire… ¿quién sabe si serán ciertos?— Tichy es descongelado en el año 2039. Esta Tierra es controlada por el psychem, una tecnología capaz de suprimir el crimen y la impulsividad de las mentes humanas. Todo está bien; Tichy incluso comienza a hacer amigos y a aprender el nuevo lenguaje… hasta que su maldita curiosidad lo lleva a descubrir verdades agrias. Recomiendo el libro, principalmente, porque me asusta cómo ha cambiado “el futuro”. Hace cuarenta y cuatro años Stanislaw Lem advertía sobre una crisis mundial que ya no está tan lejos; hoy parece que a la mayoría no nos preocupa imaginar esas cosas del porvenir. Quizá la novela abra varios pares de ojos. Si no, por lo menos es una lectura que nos mete de lleno en un universo tragicómico. La recomendamos ampliamente al visitante de Ciudad Ocio. La lectura será completamente de su agrado.

Comentarios



Más Artículos

PASO DE GATO Y SECRETARIA DE CULTURA CDMX EN PRESENTACIÓN DE ANTOLOGÍA

Salvador Lemis y Leticia García

FELIT: LA FERIA DEL LIBRO TEATRAL 2016

Salvador Lemis

DRAMATURGIA OBRAS BREVES, EN PASO DE GATO

Salvador Lemis

CICLO MUJERES DE LETRAS: INBA

Jaime Bañuelos

Ciudad Ocio | Footer