Menú Ciudad Ocio
Por Scarlett Badó
  • Comentarios

Un fuerte cordón une al humano y a la bestia, aunque los mantenga colocados a una distancia prudente. Pareciera, claro, que existen casos donde ellos consiguen avanzar hasta encontrarse, hasta fundir sus contornos físicos y mentales. Wajdi Mouawad, el dramaturgo líbano-canadiense, en 2012 publicó una novela titulada Ánima. La obra son cuatrocientas y tantas páginas de un thriller que, por fortuna, no es exactamente eso. Y es que para quien está cansado de las historias del whodunnit, lo que hizo Mouawad es al menos un justo respiro. ¿Por qué leer Ánima? La novela se nos vende como un experimento donde decenas de animales van contando el pedazo de historia que les toca presenciar; así como si se pasaran el cuaderno de mano en mano. El protagonista es un señor de nombre Wahhch Debch, pero la voz es la de un zoológico extenso. Hay una “curiosidad” que notar. El texto principal, originalmente francés, contiene momentos enteros en un inglés no traducido. Algunos lo tendremos por un detalle brillante. Este encanto, sin embargo, es un cuchillito de doble filo: en uno de los bordes, ayuda a que los personajes anglófonos suenen verosímiles; en el otro, seguro ahuyentará al público que no entienda o no guste de la lengua de Shakespeare (ojalá no). Wahhch Debch viaja por Estados Unidos en pos del asesino de su esposa. Forma alianzas, sufre accidentes, siente estar en el infierno, desvía su ruta, descubre que el destino lo había de llevar a avernos peores —como debe ser, y se ve que Mouawad es gente de teatro—. Los animales, hábiles narradores con léxico extrañamente complejo, lo vigilan. Moscas, perros, ratas, luciérnagas y demás fauna metiche, dan fe de sus actos y oyen sus conversaciones… todas las conversaciones. Está ahí, en las charlas, el vicio narrativo de Mouawad. No queriendo hacer a un lado su formación en la tragedia griega, el autor obliga a los humanos a proferir discursos teatrales enormes para explicar todo lo que traen cargando. Olvidando los diálogos, lo que salva a Ánima son las descripciones feroces, armadas con tal poesía, que su lectura causa franco placer lingüístico. No importa si se trata de un atardecer en Nuevo México o de una violación sanguinaria; cada cuadro del relato brilla por sus palabras bien dibujadas. La develación de los grandes secretos en esta novela es imperfecta y los descarríos del héroe no muy convincentes, pero aún cabe el optimismo. Si quitamos un poco de peso a la peripecia y pensamos que vale más la exploración del humano bestial, el libro tiene redención. Ciudad Ocio, desde su espacio virtual, lo recomienda ampliamente para los que exploren las nuevas rutas de la narrativa.

Comentarios



Más Artículos

CICLO MUJERES DE LETRAS: INBA

Jaime Bañuelos

APERTURA DE LIBRERÍA ESPECIALIZADA PASO DE GATO EN COYOACÁN

Jaime Chabaud Magnus

PASO DE GATO A LA VANGUARDIA EDITORIAL

Olga Harmony

DEEPAK CHOPRA REVELA NUEVOS MODOS DE INTERPRETAR LA REALIDAD

Salvador Lemis

Ciudad Ocio | Footer