Menú Ciudad Ocio
Por Alicia Ayora
  • Comentarios

CONVERSACIÓN, LENGUAJE Y POSIBILIDADES, DE HARLENE ANDERSON. 

Quinientas o setecientas palabras no son suficientes para poder explicar todos los rizomas que derivan de una idea. Hay mucho más allá de lo que pueda plasmar aquí, lo digo para no parecer “reduccionista”.

La autora de la reseña, Alicia Ayora, Harlene Anderson y Salvador Lemis. Foto: Kilmann. 

Tuve la suerte de entrar al mundo de la psicoterapia colaborativa, un enfoque posmoderno que ha cuestionado la utilidad dentro de su campo, entre otras cosas, del paradigma de las jerarquías de poder, de la concepción de la normalidad, de la utilidad del uso de diagnósticos sobre salud mental, así como el discurso del déficit, evidente en la postura dicotómica de la ciencia (normalidad vs anormalidad).

Sin embargo, es importante mencionar que este mismo discurso no es exclusivo de la madre ciencia, lo ha sido también de la religión (bueno y malo) y hasta de lo filosofía (los seres humanos son seres arrojados al mundo según los existencialistas).

La sociedad ha hecho también suyo el discurso, pareciera que se ha forjado como un patrón de pensamiento, y recurriendo a mi dramatismo, esta ideología lo que ha hecho es reducir al ser humano a trastocarse en alguien incapaz de vivir una vida plena y correcta, si no es a través de ellas. El ser vive cuestionado en cada acto, emoción, pensamiento y colocado en base a ello en alguna categoría de ser humano culpable: ya sea de enfermo o pecador. En fin.

Aunque en realidad quien puso en mi lenguaje la palabra “Déficit” (la que definía mi incomodidad ante la visión degradante sobre la naturaleza única de las personas, de la vida humana), fue Kenneth Gergen (Rochester, 1935) psicólogo estadounidense y profesor en Swarthmore College; autor de “Yo Saturado”- libro de futura reseña en Ciudad Ocio- y también ha sido Harlene Anderson quien abrió camino a una nueva forma de ver, entender y vivir la vida no sólo dentro de la psicoterapia (mi profesión), sino en mi vida personal.

Como bien dice ella, la postura colaborativa, más que una corriente filosófica es una forma de vivir la vida.

La “colaboración conversacional socio-construccionista” es una invitación a una nueva forma de relacionarse… y me consta que en el contexto terapéutico es mucho más factible que en la vida cotidiana.En ésta pasa a convertirse en un ideal  plagado de confusiones, que -por supuesto- no siempre infieren en “lo posible”, pero indudablemente el ejercicio diario dentro de ese paradigma y esta forma de vivir las relaciones, nos va colocando en un mundo más agradable y llevadero, más humano. Más abierto y de-construíble. Valga el término.

 En su libro Conversación, lenguaje y posibilidades, Harlene habla de cómo su experiencia dentro del campo de la psicoterapia la va llevando a ese cambio de la cultura terapéutica y hacia una práctica filosófica en la misma.

Explica el paso de las tradiciones modernas en su trabajo hasta arribar a las posibilidades “posmodernas”.

La construcción social, el lenguaje como generador de sentido y el diálogo, son parte fundamental de la postura colaborativa. Y por supuesto, no se queda en la explicación teórica del “antes y el ahora”, porque nos regala con ejemplos de su trabajo, la oportunidad de palpar y encontrar sentido a lo que se refiere.

Por el lenguaje utilizado y todo el bagaje teórico, es una obra para cualquier interesado en la psicología -particularmente en el área terapéutica-, sin embargo, también es una obra que transforma maneras tradicionales de pensar en el área, así como la manera de ser de las personas. Si de algo estoy ahora convencida es de que el ser humano “humanizado” que debo ser en un consultorio, es el mismo ser humano “humanizado” fuera del mismo.

(Este libro fue publicado por primera vez en 1977 por BasicBooks en Nueva York USA. Recomiendo leerlo en inglés. ISBN 0-465-03805-0). La autora viaja cada año a México y comparte con clientes y terapeutas en el Grupo Campos Elíseos de la CDMX y el Instituto Kanankil, de Mérida, Yucatán; así como en el Pre-Summer y el Summer que se realizan cada año en Quintana Roo. Este año 2016 serán en Cancún.

Buscar información en la página del Galveston Institute y Taos Institute.

La autora, Harlene Anderson, es una psicóloga estadounidense reconocida internacionalmente por haber estado a la vanguardia en la Terapia Colaborativa Posmoderna, proporcionando un entorno que fomenta la exitosa resolución de problemas, el aumento de la competencia y la confianza y los resultados sostenibles exitosos. Desarrolla la terapia colaborativa para su trabajo con familias y los sistemas de salud mental;  su enfoque ha demostrado ser eficaz con una variedad de individuos y grupos en varios contextos, incluyendo: la vida cotidiana, las organizaciones, las empresas, la educación superior y la investigación. Es fundadora del Houston Galveston Institute. Y entre sus obras publicadas está además del Conversación, lenguaje y posibilidades, Collaborative Therapy: Relationships and Conversations that Make a Difference(co-editor Dr. Diane Gehart),e  Innovations in the Reflecting Process: The Inspiration of Tom Andersen (co-editor Per Jensen). Es un exquisito ser y una excelente colega de terapeutas y artistas en más de 40 países. (Sus traductoras y colaboradoras en español son Sylvia London y Rocío Chaveste). Ver: http://www.harleneanderson.org/

Autora: Harlene Anderson. Conversación, lenguaje y posibilidades. Un enfoque posmoderno de la terapia. AMORRORTU EDIT. ISBN: 978-950-518-167-4

Comentarios



Más Artículos

DEEPAK CHOPRA REVELA NUEVOS MODOS DE INTERPRETAR LA REALIDAD

Salvador Lemis

APERTURA DE LIBRERÍA ESPECIALIZADA PASO DE GATO EN COYOACÁN

Jaime Chabaud Magnus

PASO DE GATO A LA VANGUARDIA EDITORIAL

Olga Harmony

Dario Fo, el bufón italiano

José Eduardo Latapi Zapata

Ciudad Ocio | Footer