Menú Ciudad Ocio
  • Comentarios

UN FILME LÉSBICO QUE SE VOLVERÁ DE CULTO: CAROL

¿Hasta dónde puede llegar el profesionalismo de una actriz que estudia a fondo su personaje y llega a regalarnos algo memorable? Cate Blanchett ofrece una lección de profesionalismo actoral. Hace un estudio detallado de cada acción física, donde se corresponde la emoción de la secuencia con el trazo de gestos cargados de sentido. Comparable a Jessica Lange, Emma Thompson o Meryl Streep, la Blanchet se pasea frente a la cámara. Brazos, cuello, labios, miradas, cadera, en un acompasado estudio de finezas histriónicas. La seducción como rasgo pertinente del personaje Carol va ganando terreno dramático y cada gestoma y mimema (pequeñas unidades de significado elegidos por la actriz) componen un entretejido de intenciones, guiños inteligentes y giros de acción concretos dentro del entramado visual. Cada mirada de Blanchett se hace inolvidable. Cada parlamento del personaje revela una profundidad psicológica y una pincelada de brillantez interpretativa. ¿Hasta dónde va a llegar la madurez de estas intérpretes? Recordemos a Meryl Streep en “Los puentes de Madison” o a Jessica Lange en “Frances Farmer” o a Emma Thompson en “Wit”. Crea a una mujer de la clase media alta en los años 50’s estadounidenses, previo al destape sexual. Justo el año 1952… en New York. Carol Aird está casada dentro de un matrimonio absolutamente conservador y tiene una pequeña hija. Más tarde decide tener su primera relación sexual lésbica con una amiga de la infancia, Abby. Y más tarde se enamora de Therese Belivet, una jovencita empleada de tiendas departamentales. Esa relación alcanza proporciones apasionadas y con sumo cuidado, va siendo llevada a la pantalla pasito a pasito: generando el suspenso de la trama. Un entramado bien urdido y cargado de sutilezas que el espectador profesional agradece. Conexión, romance y delicadeza dan unidad al filme desde todos los ángulos. La crítica internacional ha reaccionado positivamente y es una de las indiscutibles favoritas. Todd Haynes sabe lo que quiere. Su cultura y buen gusto salen en cada segmento de la narración, en el acomodo de lenguajes, en la esencia de su “mensaje” cinematográfico, incluyente y humano. Cate Blanchett, Rooney Mara, Kyle Chandler, Sarah Paulson, componen un cuidadísimo reparto, donde la ambientación de época y la dirección de arte, la música de Carter Burwell, la fotografía de Edward Lachman, el vestuario de Sandy Powell, son de exquisita factura artística. El guión, también muy cuidado, es de Phillys Nagy, basado en el bestseller de Patricia Highsmith, The Price of Salt. Dura 118 minutos y fue realizada el año pasado, 2015. Filme meticuloso que se convierte en un canto al amor entre mujeres. Una dama mayor y una chica que comienza a vivir y a descubrir el sexo. Y lo defienden a pesar de los contratiempos sociales que comienzan a invadir la vida de las co-protagonistas. Un filme que sin duda se convertirá en pieza de culto para los grupos feministas y lésbicos del mundo. Respeto, apertura, obstáculos, trampas, legalidad, grilletes, regalos, fotos, cenas, embriaguez, delicadeza y amor: todos los ingredientes necesarios de una buena historia actual. Los espectadores, dejándose arrastrar por la emoción provocativa de la historia, se dejan guiar ciegamente por los infiernos y paraísos del corazón humano, hasta llegar a un poderoso final. Todas las almas puestas en vilo. Y el consecuente suspiro en la sala. CAROL es una coproducción Gran Bretaña- USA. Tiene varias nominaciones al Oscar. La película es candidata a seis estatuillas: Mejor Actriz (Cate Blanchett), Mejor Actriz de Reparto (Rooney Mara), Mejor Fotografía, Mejor Guión Adaptado Mejor Música Original y Mejor Diseño de Vestuario. Hay que verla. No habrá arrepentimiento posible. Ciudad Ocio la recomienda desde las mejores ofertas del año 2016.

Comentarios


Ciudad Ocio | Footer