Menú Ciudad Ocio
Por Leo Orza
  • Comentarios

NO TODOS LOS JÓVENES PIERDEN EL TIEMPO.

Este joven con tan sólo 18 años es capaz de inventar los mejores drones de la historia del fanatismo Geek.

Mientras algunos artesanos crean Árboles de la Vida y otros hermosas cerámicas de barro negro, muñecas de hojas de maíz o zapatos de cuero, este joven artesano no se ha plegado a las grandes compañías, sino que decidió fabricar sus propios drones.

Y los drones está de supermoda. ¿Ya tienes el tuyo? Como pasa con todos los inventos, primero están carísimos… pero ya puedes hallarlos a precios excelentes en Radio Shack u otras tienditas del barrio.

El chico en cuestión se llama George Matus (Utah). Ya puedes hallarlo por toda la red. Al principio era sólo un soñador. Seguramente leía libros, miraba su cel y pensaba en amores imposibles. Hoy por hoy es un gran inventor, así que no olvides su nombre para cuando tengas que aplaudir ídolos.

Salió de los aburridos salones de clases de profesores conductistas para fabricar drones de alto desempeño. Ahora vende drones a unos $1,299 dólares. Su cerebro electrónico es una tarjeta Nvidia Jetson TX1: como una supercomputer en los órganos internos de la criatura… de hecho se  puede conectar a un monitor y jugar videojuegos, si se desea. Ya las soluciones que desees, las puedes aplicar.

Mejoró los controles para facilitar los desplazamientos aéreos, mejoró la velocidad y también el power, pues sus inventos voladores soportan lluvias y vientos de 60 kilómetros por hora. El nombre de su compañía es TEAL.

Su invento es capaz de volar y desplazarse orgullosamente a 135 kilómetros por hora mientras graba video en 4K. Aunque ya para estas alturas, Georgie debe haber ultramejorado su aparato.

En la novela INFERNO, de Dan Brown, la amenaza mayor al buen Robert Langdon y Siena Brooks es precisamente uno de esos juguetitos aéreos, que –como una avispa molestísima- no les deja en paz… atenazándolos por todos los bosquecillos de Florencia. Aunque el inventor George Matus nos dice que son muy útiles para hallar gentes perdidas en los grandes bosques o en las montañas de escaladores. O en los hielos. O para vigilar las calles peligrosas o para hallar bandas de narcotraficantes o cargamentos lanzados al mar… etc…

Matus también halló el modo de diseñar drones a los que se le adiciona un iPhone para grabar desde el aire. Y es ya una plataforma flexible para desarrolladores… ¿Te animas?

Apunte de Matus: un visionario de ventas...

Comentarios


Ciudad Ocio | Footer