Menú Ciudad Ocio
Por Emma Vieyra
  • Comentarios

Casanovas inmediatos, por Emma Vieyra.

Facebook, no me des "like", no me dejes cumplidos en comentarios en los que no puedo leer el resto, el verdadero contenido: los gestos, el tono de tu voz, una mirada (constante) en la que pueda reconocerme y reconocerte. No es "paso por ti si quieres y luego vamos al cine". No. Es "pasas por mí y vamos al cine", que la libertad es compromiso, con uno mismo y por tanto con el otro (a quien no se tiene, a quien no se conoce, no le interesa conocer). Independencia no es negligencia. Si esto te impone, si esto te asusta, efectivamente, pierdes el tiempo conmigo. Confiar es hacerse cargo.

No te confundas, no me da miedo lo superficial (no se puede conocer más allá si no es a través de los sentidos); lo que no soporto es la frivolidad. Invítame un café, llámame, vamos a platicar, sin evasivos, sin conversaciones carentes de profundidad, de intimidad (ESO es la valentía). Porque es fácil ser encantador de dientes para afuera, porque es "bravo" mentar repeticiones (frases prefabricadas, premeditadas), "coqueteos", proyecciones.

No me busques a través de tus carencias, a través de tweets en los que según tú percibes vulnerabilidad y entonces me inundas de "atención" porque ya sabes por dónde llegar (estar, ser, es otro boleto). No me digas que eso es atención cuando haces lo mismo a quinientas chicas más. Yo no te voy a adular, ni te voy a mandar indirectas, así de valiosa soy.

Mírame a los ojos, porque no me interesa tenerte el miedo que te tienes a ti mismo. No te disocies, no me demuestres que eres pasivo-agresivo (narcisistas y sociópatas abundan). No me digas que "una verdadera mujer" es así o asado si has sido infiel. No me hables mal de las ex (déjame a mí conocer a tu madre), no me digas que ves en mí algo diferente (no quiero ser, ni soy la madre que quisieras tener).

No vas a saber si te quiero besar en la primera cita (ya lo hice con "el amor de mi vida"), o en la tercera o en la quinta. Esto es la vida, no una receta, no soy la frase en una imagen que encontraste por ahí, no soy Google diciéndote "Cómo hacer que caiga rendida a tus pies". Sabrás si deseo verte porque lo voy a seguir haciendo, con el fin de conocerte cada vez más (también nos comunicamos por acciones y no te preocupes, te diré qué quiero y a dónde estoy yendo). La honestidad, imprescindible.

Las brujas (o mujeres sabias) conocen y se encargan de sus propios demonios. Avísame si hay otra forma de amar. Pero en persona, de frente, de ser humano a ser humano.

Comentarios


Ciudad Ocio | Footer