Menú Ciudad Ocio
Por Jonathan Coutiño
  • Comentarios

Durante los 90, la niñez mexicana se vio bombardeada por series, videojuegos, historietas y todo tipo de productos nipones. Sin duda, uno de los más importantes de aquella generación fue Pokémon.

1996 marcó el año en el que el mundo conoció a los monstruos de bolsillo cuyos nombres, irremediablemente, aluden a juegos de palabras ingeniosos y hasta divertidos.

Fue de la mano de Gamefreak que Nintendo publicó las primeras dos entregas de estos juegos, las versiones roja y verde, las cuales, rápidamente, se posicionaron en el corazón de los usuarios. No era la primera vez que el público se encontraba con un RPG y un sistema de combate por turnos, ni mucho menos la primera vez que el juego versaba sobre el uso de criaturas extrañas dentro del equipo del personaje principal, pero Pokémon tenía algo por lo que muchos se rompen la cabeza durante años; algo que puede crear leyendas o relegar franquicias al olvido: carisma.

A partir de estas dos versiones, creadas pensando en que funcionen en paralelo para promover el sistema de cambio de unos monstruos por otros, y que, viéndolas ahora, puede parecer algo toscas incluso, un fenómeno comenzó. El videojuego se convirtió rápidamente en un manga, en un ánime, en un juego de cartas y en tanta mercadotecnia que se le podría, sin problema, poner a la par a la creada por Lucasfilms (ahora Disney) para Star Wars. Pokémon ha crecido inmensamente. Su franquicia es muy codiciada ya. La industria ha crecido tanto que, para 2006, Pokémon fue uno de los pilares de la economía de Japón, al representar una sexta parte de su producto interno bruto, de acuerdo con 2008 Modern Japanese History: An Anthology 1800-2007, un aproximado de 80 mil millones de dólares. Para celebrar su aniversario, The Pokémon Company lanzó un anuncio durante la transmisión del Super Bowl 50, el cual celebraba el espíritu de viaje, aventura y superación que evocan los juegos y la franquicia en general, y logra evocar un gran sentimiento de nostalgia en los jugadores veteranos. Monstruos de bolsillo adquiere un nuevo significado cuando se le ve de esta forma.

Sin duda, Pokémon es una de las franquicias más populares del mundo; hoy en día, la figura de Pikachu, su mascota, puede ponerse al nivel de otros íconos de la cultura pop, como Mickey Mouse o su colega Mario (de Super Mario Bros.), y todo esto no sólo por la enorme labor de publicidad que se ha hecho por parte de Nintendo, Gamefreak y The Pokémon Company, sino por, de nuevo, el enorme carisma del que la mayoría de estas criaturas gozan. No vamos a mentirles y a decirles que todo en Pokémon es maravilloso. Actualmente, existen más de 720 Pokémon diferentes, y se avecinan muchos más en el futuro, por lo que, como en todo, hay cosas extraordinarias y otras que rayan e la mediocridad o hasta en la vergüenza ajena, pero lo que sí es claro es que Pokémon sigue atrayendo a gente de todas las edades, porque, a pesar de ser un producto que, uno podría pensar, estar dirigido a los niños, tiene una penetración enorme en el público joven, desde personas que crecieron con los primeros juegos, hasta nuevos integrantes de la escena competitiva, por cierto, una de las más grandes e importantes del mundo.

Entonces, a 20 años de ese primer par de juegos, seguimos con una única misión: capturarlos a todos, y lo seguiremos haciendo.

https://www.youtube.com/user/pokemon

Comentarios


Ciudad Ocio | Footer