Menú Ciudad Ocio
Por Yukio
  • Comentarios

Mucho se ha hablado de que en el futuro los puentes casi no se verán, porque las aleaciones de sus barras, poleas y colgantes serán de un material resistente, pero casi a nivel fibras. El futuro será casi un lugar de ciudades invisibles. Materiales que ocultarán paredes, puertas, parques… Un mundo casi líquido donde el ultra-minimalismo será el movimiento artístico prevaleciente. Imágenes brotarán del cielo o del suelo, vendedores y vendedoras holográficos caminarán entre los ciudadanos, robots de toda índole y tamaño convivirán con la gente. La educación escolar será exclusivamente a través de redes virtuales. La información podrá almacenarse en diminutas fichas cerebrales de las que se será portador. El tiempo aire se abaratará. La comunicación hallará nuevas formas y fuentes. ¿Cuál es el material del futuro próximo que ya existe y se está poniendo a prueba en todos los laboratorios de avanzada? Baterías, lentes, pinturas, equipos, medicina… lo aplican ya. Pues es nada menos que el grafeno. Bien, desde 2013, la Unión Europea financió un programa de 2.000 millones de euros para investigar sobre sus aplicaciones dentro del cerebro humano. Los neuro-científicos demostraron que el grafeno sí es compatible con las neuronas. No ocasiona efectos secundarios en su implante y resuelve dudas ancestrales. Es bien sabido que lo que frenaba a la ciencia era el hecho de que “Dios había olvidado darle color azul, blanco y rojo a los circuitos del cerebro”. Pues bien, el grafeno es un tesoro para la neurociencia y la tecnología de punta en el mercado del 3000. Es totalmente biocompatible, doscientos cincuenta veces más veloz como conductor que el silicio, ciento cincuenta veces más resistente que el acero, además de ser el material más delgado del planeta. De hecho, Nokia ya lo ha usado en sus lentes de cámara. “La capacidad de medir simultáneamente la actividad eléctrica a gran escala con la visualización directa y la modulación de la anatomía de la red neuronal podría proporcionar una visión sin precedentes en las relaciones entre la estructura y función del cerebro y cómo estas relaciones evolucionan con el tiempo o se perturban por lesión o enfermedad “, dijo Doug Weber, gerente programa DARPA. Ya se han podido colocar electrodos de grafeno en neuronas animales sin dañarlas. Es de naturaleza no invasiva. Tiene un status declarado no-tóxico y son casi transparentes. Las neuronas mantienen su capacidad para hacer sinapsis y transmitir impulsos a altas velocidades. Esta investigación se centra, fundamentalmente, en la necesidad de hallar caminos curativos a males como el Parkinson, el Alzheimer o la epilepsia. También todo esto, que es lo sensacional, podrá modificar para siempre el modo en el que nos relacionaremos con las computadores, con los ordenadores. Al insertarse dentro de la cabeza, se podrá maniobrar cualquier búsqueda o archivo de información como lo plantearon muchos filmes de ciencia ficción a inicios de siglo. ¿Vamos muy rápido o muy lentos? Los microsensores de grafeno, de aproximadamente diez micras por diez micras de nano-tamaño (unos cuatro átomos de espesor, menos de un nanómetro) se adaptan a la forma específica de la corteza. Cada sensor es capaz de detectar y reaccionar ante los micro-pequeñísimos cambios de actividad eléctrica del interior del cerebro y sus micro-red neuronal. Tienen una resolución muy alta y abarcan enormes áreas dentro de esa masa. La Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) inició también un programa Re-Net que investiga la motorización y estimulación de neuronas que utilizan métodos electrónicos y ópticos de forma simultánea en el interior del cerebro. Sus sensores son cientos de veces más diminutos que todos los que se usan actualmente. La comprensión de la estructura atómica del grafeno y la función del cerebro es una vieja aspiración de la neurociencia y una de las prioridades de la iniciativa sobre el estudio del cerebro del presidente Barack Obama en USA. El sistema biológico y la nanotecnología han estrechado sus manos: ahora depende de nosotros aguardar este cambio súbito en el mercado, lo que nos inundará de opciones para utilizar este material sorprendente. ¿Estamos listos?

Comentarios



Más Artículos

Comic-Con

Paola Pastrana

Ciudad Ocio | Footer