Menú Ciudad Ocio
Por Salvador Lemis
  • Comentarios

CUERPOS EN REVUELTA

La danza Butoh nació con buenas intenciones. Así como la Unión Internacional de la Marioneta (UNIMA) que fue creada tras la segunda guerra mundial en pro de la paz y el arte de los muñecos, el Butoh fue una respuesta pacífica al odio y a la guerra que asoló y aún lacera a todo el globo habitado.

El Ankoku Butô es un abanico de técnicas creadas en 1950 por el maestro Kazuo Ohno -1906-2010- (hoy le continúa su hijo, quien ha visitado a México en múltiples ocasiones). Conjuntamente con Kazuo estuvo Tatsumi Hijikata como fundador, tras la mega masacre de Hiroshima y Nagasaki, tras las bombas atómicas lanzadas por USA.

Un nuevo cuerpo, un cuerpo expresivo que no habla, pero grita, fue la motivación técnica hacia un Arte depuradísimo y que conserva, desde muchos países e intérpretes, su esencia nipona.

Durante la década a partir de 1945, sobrevivientes llenaban las calles con el cuerpo destrozado; muchos niños continúan naciendo con secuela mutante genética tras sus parientes haber absorbido radiaciones atómicas; mucha gente cargaba el peso fatídico de ese hecho, de modo que Ohno lanzó su protesta con esta “danza hacia la oscuridad”.

Movimientos pautados, precisos, hermosos, lentísimos, expresivos, magnificados por la selección de acciones con todo el cuerpo y con la máscara facial, son elementos del Butoh. Es la reflexión sobre el universo expresivo del cuerpo humano. Su apertura hacia el horror y hacia la belleza. Grito mudo y desesperanza preñada por la fe. No hay decorado o vestuario sobrante o determinado: está abierto a exploraciones con telas, colores negros y blancos, tonos sepia, manta cruda, cuerpos maquillados de blanco. Algún detalle rojo o negro… Minimalismo japonés y creatividad extrema. Desnudos o con body paint, los cuerpos trascienden la imagen cotidiana a partir de la noción estética de “shibumi” (fineza, selección, originalidad, trascendencia). Vale la pena conocer este tipo de danza humana.

La primera obra Butoh creada fue “Colores prohibidos” (Kinjiki), de Hijikata, a partir de una novela de Yukio Mishima y fue estrenada en 1959. Era sobre la homosexualidad y la muerte. En ella Yoshito Ohno asfixiaba un pollo vivo entre sus piernas. Hijikata le perseguía en la oscuridad. Fueron expulsados del festival donde se estrenó la obra. Eran desafiantes, iconoclastas, críticos y poderosos.

Foto: artista Atsuchi Takenouchi, 2014.

El Butoh llegó a América Latina a través de las coreógrafas Makiko Tominaga y Minako Seki, a fines de 1980 y principios de los 90’s.

El Laboratorio Escénico Danza Teatro Ritual (LEDTR) y el Museo Universitario del Chopo realizan la primera edición de Cuerpos en Revuelta, Festival Internacional de Danza Butoh en América Latina, con la participación de importantes figuras del butoh japonés y latinoamericano. Se lleva a cabo hasta el 14 de abril de 2016.

Tras conocer la importancia mundial de la danza butoh, México –uno de los países que más la han defendido y representado con continuidad- crea un Festival Internacional que reúne a artistas e intelectuales. Todo con el objetivo de profundizar en el análisis, práctica y gozo de este género dancístico.

 

Foto del artista Ko Morobuchi. 
Cuerpos en Revuelta abre espacios de diálogo, reflexión, experimentación y producción para la comunidad de artistas escénicos. Con la realización de talleres intensivos, laboratorios de creación coreográfica, conferencias y funciones, el evento contribuye al estudio fundamentado y profundo del Butoh como plataforma para el desarrollo y la creación escénica contemporánea en México. 

El programa del festival está integrado por una exposición; cuatro funciones con artistas extranjeros; una función con artistas mexicanos; cuatro talleres intensivos internacionales; tres laboratorios de creación coreográfica dirigidos por duplas latino-japonesas; una conferencia magistral; un homenaje y un reconocimiento por trayectoria artística. 

La primera edición del festival contará con la presencia de Hiroko y Koichi Tamano, Yukio Suzuki y Kumotaro Mukai, tres artistas japoneses que representan a distintas generaciones. Los Tamano trabajaron directamente con Tatsumi Hijikata y son representantes de la primera generación del Butoh, distinguiéndose por ser pioneros de su divulgación en Estados Unidos.

¡No se pierdan la oportunidad de disfrutar algo realmente hermoso y trascendente en nuestras vidas!

Museo Universitario del Chopo:

Doctor Enrique González Martínez 10, Cuauhtémoc, Sta María la Ribera, 06400 Ciudad de México. Metro Revolución y Buenavista.

De interés, documento en PDF: http://www.resad.es/acotaciones/acotaciones20/20soler.pdf

 

Comentarios



Más Artículos

EL BUTOH SURGIÓ A FAVOR DE LA PAZ

Salvador Lemis

Danza Contemporánea de Cabaret X Festival de Improvisación

Editorial Ciudad Ocio

CONVEXUS COMPAÑÍA Y SU NUEVO ESTRENO DANZARIO

Marisol Bouza

PRIMER COLOQUIO UNIVERSITARIO SOBRE DANZA Y FILOSOFÍA, UNAM 2016

Laura Moss

FRANKESTEIN EN AGOSTO EN EL CCU

Leo Orza

RECORDANDO A LA MAESTRA GLORIA CONTRERAS

Eduardo Ramírez Granillo