Menú Ciudad Ocio
'/>
Por Jimena Eme Vázquez
Fotografías: Producción
  • Comentarios

Memorias de abajo

Si te paras frente a una escultura de Leonora Carrington puede pasar que te quedes ahí un buen rato, que descubras cada vez más formas y más conexiones, y que al final, ya con los ojos rebosantes, te preguntes cómo es que funcionaba la cabeza de Leonora, qué se le ocurrió primero. Si en vez de estar frente a una escultura estás frente a uno de sus cuentos, puedes detenerte en una frase y darle de vueltas con la certeza de que esas palabras contienen más de un universo. Eso puede pasar con Leonora, que te vuele la cabeza.

Caracola Producciones es una compañía que lleva ya varios años probando códigos muy específicos en sus obras: teatro de juguete, recursos que van desde los títeres de papel hasta las proyecciones multimedia. El equipo creativo es prácticamente el mismo en todos sus montajes, de manera que quienes hemos visto más de una de sus obras, podemos constatar que el elenco tiene una coordinación tan precisa que parece que son un solo par de manos.

Cada viernes en el Foro la Gruta, hasta el 21 de abril, podemos ver el producto de la alianza entre Caracola y Leonora Carrington: Memorias de Abajo. Así como pasa con las esculturas, no será raro que después de ver esta obra se nos queden los ojos rebosantes y nos preguntemos seriamente cómo funciona la cabeza de la directora Gina Botello y de todo el equipo de Caracola.

¿La historia? Hay una, por supuesto, pero el punto de gravedad de este montaje no es la palabra. Hay frases que se quedan rebotando en la cabeza, pero lo cierto es que en cuestión visual es tan poderosa, que tanto el texto como la enunciación de éste por parte de los actores se queda en un nivel más bajo. Y es que ¿Cómo alcanzar con palabras a esas imágenes que nos sorprenden y que nos cortan la respiración? No es una tarea fácil, incluso podríamos cuestionarnos si es necesario un texto que esté a ese nivel. Mientras no veamos un montaje de Caracola con un texto tan poderoso como se antoja, no podremos decidir si lo necesitan o no. Por lo pronto ese desnivel no le resta un gramo de importancia a Memorias de abajo. Hay que ir a verla, hay que ir a sorprenderse.

A veces nos hacen creer que el teatro de títeres, objetos y juguetes está destinado únicamente al público más joven, pero luego viene Caracola y nos recuerda que esta clase de experiencias pueden pasar por alto las edades. El diseño y la realización de los juguetes están a cargo de Leonardo Otero, Daniela Villaseñor, Alejandra Flores Alonso y María Fernanda Galván. Los actores que le dan vida a esos juguetes son Abigail Espíndola, Marysol Cordourier, Saraí Pérez Rubio y Alex Moreno del Pilar. Lo que ellos hacen se parece mucho a la magia. Si las fotos se ven increíbles, si el caballo o las sombras ya se antojan sólo de ver la imagen congelada, no tienen idea de lo que les espera.

Me gusta imaginar que si Leonora Carrington hubiera visto esta obra, le habrían volado la cabeza.

Memorias de Abajo. Dirección: Gina Botello. Adaptación: Christian Courtois. Producción Ejecutiva: Aurora Gómez Meza. Con: Abigail Espíndola, Marysol Cordourier, Saraí Pérez Rubio y Alex Moreno del Pilar. Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, Av. Revolución 1500. Viernes 20:30 hrs. Del 3 de febrero al 21 de abril.

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer