Menú Ciudad Ocio
'/>
Por Jimena Eme Vázquez
Fotografías: Proporcionadas por la producción
  • Comentarios

Grito al cielo con todo mi corazón

Grito al cielo con todo mi corazón es una obra sobre las distintas relaciones entre dos mujeres. Cada vez, sin importar los roles y las jerarquías, hay una que se harta y se detiene para pedirle a una estrella que aplique su magia, que le dé la oportunidad de modificar la realidad y ser otra mujer, más poderosa o comprensiva que la otra, según sea el caso, y volvérsela a encontrar. Ellas creen que lo único que necesitan para ser felices es traer en los pies unos zapatos diferentes. La gran ventaja que tienen las historias de ficción ante la vida real es que en las primeras sí se puede cambiar las cosas y empezar de nuevo.

A lo largo de doce cuadros, el texto de Ximena Escalante explora las dinámicas entre madres e hijas, suegras y nueras, nietas y abuelas, amigas, hermanas, amantes, amantes de un mismo hombre… Estamos ante un gran catálogo de relaciones en donde algo se descompone. El texto explora algunas variaciones en el tono, pero se mantiene fiel a la premisa de presentar situaciones a las que las mujeres se enfrentan. Podríamos pensar que la obra nos sugiere que la armonía entre mujeres es imposible, pero también hay otra idea que va un poco más allá de esa apariencia: el objetivo es regresar la mirada al interior, encontrar al monstruo personal y dominarlo antes de ponerse a luchar contra los monstruos de las demás.

Para hablar de los universos femeninos, la directora Lorena Maza trabajó con dos actrices que se conocen desde hace varios años: Arcelia Ramírez y Ximena Ayala. No dudo que mucha gente vaya a ver esta obra por el tema, la dirección o el texto, pero también existe el grupo de nostálgicos a quienes nos convocaron las actrices. Los elementos con los que juegan son mínimos: una silla, una maleta y varios pares de zapatos. El montaje hace que el mayor peso esté puesto sobre las actuaciones; y cada vez que las intérpretes van al fondo del escenario a cambiarse los tacones por pantuflas o las pantuflas por botas, nos preparan para una nueva embestida.

Cada una de las situaciones es clara, no cuesta trabajo reconocerlas y conectar con las ideas que se exponen. Sin embargo, si pudiera gritarle a la estrella y pedirle otra vida para volver a ver esta obra, me gustaría tener más historia y menos discurso. Me hubiera gustado saber qué pasaba en concreto con esas hermanas, dónde se conocieron las amantes, cuál es la bebida favorita de la madrastra. Porque si algo tienen en común las vidas reales y las historias de ficción es que están hechas de detalles, pero es mil veces más fácil distinguirlos cuando están en la ficción.

Grito al cielo con todo mi corazón, de Ximena Escalante. Dir. Lorena Maza. Con: Arcelia Ramírez y Ximena Ayala. La Teatrería. Tabasco 152, col. Roma. Viernes, 20:30; sábados, 18:30 y 20:30; domingos, 17:30 y 19:30 h. Hasta el 25 de diciembre.

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer