Menú Ciudad Ocio
'/>
Por Editorial Ciudad Ocio
Fotografías: Proporcionadas por la producción
  • Comentarios

Fernando Canek

De la autoría de Susan Hill, quien escribió La dama de negro, llega ahora El fantasma en el espejo, que cuenta la vida de James Monmouth, un hombre en búsqueda de su origen que decide ir a Londres, donde le suceden eventos paranormales, como el descubrimiento de un espejo que muestra el mundo de los muertos, entre quienes se encuentra un niño que guarda el secreto de su familia. La puesta en escena de la adaptación de esta historia se presenta en el Teatro López Tarso, bajo la dirección de Fernando Canek, con quien sostuvimos la siguiente charla.

¿Qué es lo que te sedujo de la dramaturgia de Susan Hill para llevar a escena este proyecto?

Bueno, Susan Hill escribe la novela La niebla en el espejo (The Mist in the Mirror), y posteriormente, Ian Kershaw adapta la anécdota a teatro para el montaje de la compañía Imitating the Dog, en Inglaterra.

Susan Hill tiene un estilo muy particular para relatar sus historias; esa sobriedad y pulcritud en el lenguaje —características muy inglesas— utilizadas para narrar la historia pero que, al mismo tiempo, están llenas de imágenes, acción y suspenso. Ella entiende el peso exacto de las palabras empleadas, con las que busca erizarnos la piel. Para su fortuna, los adaptadores que ha tenido (tanto para La dama de negro como para La niebla en el espejo) han logrado capturar esto y mutarlo a un formato teatral con grandes aciertos, siendo que su riqueza narrativa más bien daría pie para adaptaciones cinematográficas.

¿Cuáles han sido los principales obstáculos a nivel creativo que has enfrentado con El fantasma en el espejo?

El tiempo siempre es uno de los obstáculos más grandes. Para la escala de esta producción, y no es por tirarnos un cebollazo, creo que es un gran mérito que hayamos levantado una obra tan compleja en menos de tres meses (incluyendo tiempos de preproducción.)

El teatro de terror, como género y formato, ya es algo difícil; en sí pocos son los proyectos de esta índole que logran su cometido y son bien recibidos por el público. Para nuestra fortuna, surcamos estos obstáculos con facilidad gracias al equipo de producción, encabezado por Jorge, Pedro y Óscar Ortiz de Pinedo y la conjunción de creativos apasionados que conforman esta puesta en escena. Como director no pude estar más cobijado y apoyado.

Como creativo, ¿qué consideras que falta para promover la cultura del teatro en nuestra ciudad e incluso en el país?

Programas educativos enfocados a las artes, en primera instancia. Las artes, y sobre todo el teatro, son medios formativos de gran validez pedagógica, pero que además coadyuvan al desarrollo holístico de los individuos fuera del ámbito académico. Para ello hace falta la voluntad de quienes diseñan y administran los presupuestos de dichos programas y la presión de la comunidad teatral (artística) para lograrlo como en otros países.

Por otro lado, para generar una industria sólida necesitamos conocer a nuestras audiencias; tener la infraestructura adecuada para medir factores de interés, satisfacción de la oferta, e indagar fehacientemente —con datos duros— qué mantiene alejados a aquellos que no consideran el teatro como una fuente de entretenimiento o cultura digna de inversión de tiempo y dinero. Hemos creado, en los últimos años, una burbuja de autoadulación; mientras el público cautivo nos continúa apadrinando, no buscamos expandir nuestra convocatoria. Ahí hay una zona de confort que, especulo, puede cambiarse.

¿Qué planes o proyectos hay para Fernando Canek en el futuro?

Muchos. Para terminar el año estaré participando en 24 Hour Plays como dramaturgo, y en las últimas funciones de Noche de Reyes, coproducción de Próspero MX y el Anglo Mexican Foundation; además de continuar con El fantasma en el espejo hasta que el público quiera. El próximo año promete varios proyectos en puerta —como actor, escritor y director—, de los que, por desgracia, no puedo hablar hasta que se concreten, pero que me dará mucho gusto anunciar en este espacio más adelante.

La dama de negro, de Susan Hill.
Director, Fernando Canek.
Con Juan Diego Covarrubias, Pablo Valentín, Sergio Zaldívar, Alicia Paola y César Ferrón.
Teatro López Tarso, Centro Cultural San Ángel.
Av. Revolución 1733, col. San Ángel.
Viernes, 19:00 y 21:00; sábados, 18:00 y 20:00; domingos, 17:00 y 19:00 h.

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer