Menú Ciudad Ocio
'/>
Por Paola Pastrana
Fotografías: El Hombre de la mancha
  • Comentarios

El hombre de la mancha

A veces las historias comienzan con un infortunio, tal es el caso del relato de “El hombre de la mancha” o don Miguel de Cervantes Saavedra, que comienza después de ser encarcelado y esperar sentencia por parte de la inquisición.

A su alrededor se encuentran los demás presos, entre ellos el “gobernante”, ante quien don Miguel de Cervantes deberá defender su caso y demostrarle que es culpable e inocente de todo lo que se le imputa. Para tal fin, Cervantes interpreta “El hombre de la mancha”, en la que los otros reos hacen de público y de elenco de su historia al mismo tiempo. Claro que también está ahí Sancho Panza, porque qué sería de Viruta sin Capulina. Así relatan sus aventuras, proezas y batallas.

Violeta Rojas, encargada de vestuario, se inspiró en las pinturas de Francisco de Goya y Lucientes, Murillo, El Greco y José de Ribera para la realización de vestuario, zapatos, peluquería y armería. Se requirió de la ayuda de 75 personas para lograr 286 piezas de vestuario, 28 pares de zapatos y botas, y confeccionar 86 cambios de ropa.

El escenógrafo Jorge Ballina se inspiró en la cárcel de Sevilla, aunque también buscó representar los “corrales” españoles, que son teatros donde se presentaban obras en el Siglo de Oro. Toda la demás escenografía es sugerida ante los ojos del espectador a base de palos, tablas y trapos que se encuentran los reos en la “cárcel-corral”.

Con todas estas piezas de rompecabezas unidas, el director Mauricio García Lozano nos lleva a la locura de un hombre soñador y enamoradizo de su “Dulcinea” que en realidad se llama Aldonza y es la moza de la posada y prostituta (interpretada por Ana Brenda); además de una maravillosa interpretación de Carlos Corona como Sancho Panza, compinche inseparable de Don Quijote (Beny Ibarra).

Una vez terminada la obra, las emociones inundan a la audiencia y las ovaciones no se hacen esperar, quienes se llevan las palmas del público son Benny Ibarra, Ana Brenda y Carlos Corona. Se trata, sin duda, de una puesta en escena llena de actuaciones fabulosas.

Si la locura y la fantasía es lo tuyo, debes ver esta puesta en escena en el Teatro de los Insurgentes. Jueves, 20:30; viernes, 18:30 y 21:30; sábados, 18:00 y 21:00 y domingos, 13:30 y 18:00 horas.

El costo de los boletos va desde $500 hasta $1 490 pesos.

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer