Menú Ciudad Ocio
'/>
Por Ángel Fuentes Balam
Fotografías: Google, carretera45, twitter
  • Comentarios

LOS IMPRESCINDIBLES

LOS IMPRESCINDIBLES Y SU ECO REVITALIZANTE, EN CARRETERA 45

Por Ángel Fuentes Balam

Tres cuerpos ceñidos a la oscuridad, fragmentando su discurso, lanzándolo como afrenta y al mismo tiempo como negación de la palabra y la comunicación. Tres cuerpos desnudos, invitando a la vulnerabilidad y al desasosiego. Tres rostros partidos con un cenital leve, fundidos en un fondo blanco; rigurosas formas de la piel, revueltas entre sombra y ansia de tacto, mientras el espectador, entre otras frases sueltas, escucha: “El trabajo da dignidad”.

La compañía El olvidado asombro, dirigida por Arturo Serrano, nos regala esta pieza de danza-teatro en la cual nos sumergimos y tensamos a mayor profundidad y alabastramiento de las facultades corporales de sus ejecutantes: a través de la palabra (que pugna siempre en recordarnos la pequeñez, la derrota, la minusvalía, pero siempre encontrando el sendero hacia la ascensión) y la danza, una danza violenta, desgarrada, que nos permite ver el sudor y el cansancio de sus actores, la obra nos envuelve con retazos de realidad amarga, cuadros que los danzantes componen y que guardan en su críptica la agonía de ser cotidiano: ciertos movimientos de brazos y manos, remiten a enjuagarse la cara para comenzar el día, lavarse los dientes, peinarse, posteriormente, vestirse y salir al mundo, confrontarse con miles de palabras que chocan con la nuestra. En palabras de Lluvia Barrera, actriz y bailarina del montaje: “es  un homenaje a aquellas personas que, siendo imprescindibles en nuestra vida, nos dan la fuerza, los ánimos para seguir”.

Los imprescindibles es una obra de formato austero, libre espacio para la agilidad del movimiento de los actores; iluminación sutil, entre cenitales ambarinos y azules, acompañados por un cirio que aparece en un par de ocasiones para ofrecer cierto hálito de ritualidad. La música va del piano melancólico de Erick Satie, pasando por la irreverencia mexicana del Haragán, la crudeza de amoríos de Chavela Vargas e incluso “El son de la bruja”, interpretada por Los cojolites. Todas las piezas abrazando el cuerpo de los bailarines en un cubo de sensaciones que a veces parecen excesivas y otras puntuales con su discurso, pero nunca indiferentes.

Lo más destacado de Los imprescindibles es la entrega de sus actores: comprometidos hasta el último momento con la cadencia y ritmo de la obra, nos entregan sus habilidades, se desnudan en superficie y en lo interno, para pulsar con la música y volcar su energía en el escenario.

Arturo Serrano, autor, director e intérprete, se acompaña de Lluvia Barrera y Omar Armella, para construir esta pieza dancística cuyo mensaje final es: baila. Sigue, anda. En las tribulaciones de la vida, en esos trozos de impotencia e incidencia cotidiana, baila.

La temporada está en Centro Cultural Carretera 45 [Juan Lucas Lassaga No. 122, Colonia Obrera] los lunes y martes a las 8:30 p.m., del 26 de septiembre al 18 de octubre.

El costo del boleto es $90 la entrada general, $60 con descuento a estudiantes, maestros e INAPAM y $30 para vecinos de la colonia Obrera.

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer