Menú Ciudad Ocio
'/>
Por Emma Vieyra
Fotografías: EmmaVieyra, Reinaschulas, Google
  • Comentarios

CIERRE DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CABARET

LAS REINAS CHULAS SÍ SABE LO QUE HACEN.

CONCLUYE CON BROCHE DE ORO EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CABARET

Sábado, 3 de septiembre de 2016... Era el cierre del Festival Internacional de Cabaret. Las Reinas Chulas presentarían “12 dioses en pugna” en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”. Los boletos estaban agotados y yo gané un pase doble por comentar una publicación en Facebook: “Ciudad Ocio me lleva a los mejores espectáculos”. Y sí. La última vez, había recorrido varios espacios aledaños, llenándolos de curiosidad y nostalgia (esa vieja tendencia de cargarle la mano a mi emotividad). El anhelo de ciertas compañías. [Revisar trilogía y apéndice de “Nadie quiere deshacerse de los beats”.]

Pero todo tiene un límite. Todo tiene fecha de caducidad (debería). Esta vez, tanto la compañía de mi colega Paola como la señora a mi derecha hicieron que me divirtiera por tres. La señora no alcanzaba a escuchar muy bien, así que continuamente me pedía que le repitiera los diálogos, escabechándome los chistes cuando los contaban, cuando se los repetía y cuando ella los compartía a su esposo, quien también reía.

Cabe mencionar que últimamente he estado empapándome (bueno, mojándome los talones) de cabaret. La doctora Norma Lojero tuvo a bien comentarnos en su seminario que si no nos apasiona el tema de tesis, lo más seguro es que no la terminemos. No entraré en detalles ni especificaré de qué va mi proyecto de titulación (ni siquiera yo lo sé), pero si hay algo que disfruto, es reír… Hay cosas que espero no se me olviden nunca, como echarme una sonora carcajada. Que si he de digerir lo que duele, lo que incomoda, sea “bebida en mano”, por aquello de que se atora.

Me despedí de la señora, salí del teatro con mi amiga y nos separamos en alguna estación de la línea azul. Llegué a casa y me di cuenta que había sido mi compañía todo el día. Me refiero a que me había procurado, guiado, disfrutado… Concentración. “Como los niños, que viven todo el tiempo en presente”, dijo en una entrevista el actor Darío T. Pie.

Momentos de silencio voluntarios, rolling gags, remates… Alguien tuvo que observar muy bien la vida, saber cómo exprimirle lo necesario y hacerlo cabaret. Algo estamos haciendo bien…

COLABORACIÓN ESPECIAL DE: Emma Vieyra (Literatura Dramática y Teatro, UNAM)  Fotos Teatro: de la autora de la reseña. 2016. 

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer