Menú Ciudad Ocio
'/>
Por Salvador Lemis
Fotografías: Vivariumnovum, unesco, google, ELAT, twitter, titirisol
  • Comentarios

Director de la ELAT, Arte del Títere, Tlaxcala, México: presencia en Ciudad Ocio

SEGUNDA PARTE DE LA ENTREVISTA A ALBERTO PALMERO SOTO, DIRECTOR DE LA ESCUELA DEL ARTE DEL TÍTERE "MIREYA CUETO".

TLAXCALA, MÉXICO.

Foto de archivo. Compañía Titirisol. Tlaxcala, México. 

1.-Desde la ELAT y el Castillo de los Títeres. ¿Considera que en México deben abrirse especialidades y diplomados en Arte del Títere? ¿Por qué? 

Las escuelas son necesarias en todo el mundo, acabo de regresar de un festival mundial de una calidad impresionante, pero es de un país que tiene Escuela de titiriteros… Siempre se ha pensado que los titiriteros no tienen escuela, hasta el punto que muchos piensan que nuestro trabajo no tiene valor económico, pero esto es una profesión. Insisto, hay que estar preparados en la dramaturgia, la actuación y la dirección escénica. Esa trinidad es la base de esta profesión: usted puede ser muy buen constructor, pero si no tiene estas tres disciplinas, no completa su trabajo. Además de que hay que ampliar la mirada. Hay que agregarle danza, pantomima, expresión corporal, arte danzario, entrenamiento completo para formar tu cuerpo. Además de la especialización en arte que debes tener.

El ruso Obratsov, otro patriarca de los títeres en el mundo. 

Todos sabemos que un títere es cualquier objeto que el hombre anime con una expresión dramática, pero ser titiritero no es “cualquier cosa” y si usted ama su arte, defienda estos principios. También así lo exigían Germán y Mireya Cueto, los hermanos Camejo, Serguéi Obratsov, Pedro Valdés Piña, Julio Cordero, Bebo Ruíz, Juan Enrique Acuña, Ariel Búfano, Jim Henson y sus Muppets, Zenén Calero, Roberto Lago, Dolores Alva de la Canal, Leopoldo Méndez, Pedro Carreón, Henryk Jurkowski, Mané Bernardo, Patricia Ostos, Rubén Darío, Armando Morales, Xiomara Palacios, Jacques Trudeau, René Fernández y tantos más.

Fitra Kusumo y el maestro Palmero. Taller  Wayang kulit, Indonesia.  

2.- ¿Ha sido feliz en sus funciones?

Este es el arte de la alegría, donde me divierto mucho desde que estoy construyendo los personajes y cuando los animo en el escenario. Es un lugar para  sonreír y llorar de emoción. Yo no sé cuántas funciones llevo ya en mi vida; son 47 años llevando alegría e ideas nuevas a muchos lugares. He visto niños y niñas de todos los colores y cómo sonríen cuando se presenta un títere. Mi función más difícil y de tristeza es cuando llego a los hospitales, cuando doy funciones a niños adoloridos por tratamientos o por el cáncer, pero ahi es donde me doy cuenta del valor que tiene este Arte, porque a veces me presento, ese niño ve la función y cundo regreso ese niño está con Dios, pero me queda la satisfaccion de que lo hice sonreír y olvidar su padecimiento. Es muy hermoso caminar por las calles y percatarte de cuando los niños te ven. Entre ellos escucho susurros: “Ahí va el titiritero”… y –sonriendo- me saludan con orgullo.

3.- ¿Nuevos proyectos titiriteros y Teatrales?

En la actualidad vamos a remodelar el Castillo de los Títeres, un Museo que he creado con mi familia. Lo vamos a poner más bonito, se incluirán nuevas colecciones de títeres, este año ya comenzó el proyecto Carromato, que fue aprobado por el Instituto Tlaxcalteca de la Cultura y la Secretaria de Cultura, a quienes agradecemos su apoyo para este tipo de propuestas. Es un gran teatro rodante. Por otra parte el estreno de la obra “El caballito jorobadito” en teatro de sombras… Para finalizar este año 2016, vamos a crear un Premio Especial que se llamaría Embajador de los títeres y esto es muy importante porque son personas a las que queremos mucho y espontáneamente han trabajado en pro de la cultura de los títeres, lo recibirán. Ambos reconocimientos están encaminados a que el Museo pueda ser considerado un espacio cultural que coadyuve a la armonía social, la creatividad y la difusión del arte titeril ante el mundo. Se otorgarán a todas aquellas personas que se preocupan por conservar, rescatar y donar al Museo títeres, manuscritos y acervo importante para su resguardo. Todos debemos preservar la memoria del títere mexicano ante el respeto universal convocado por la UNESCO, la UNIMA y la ASSITEJ.  

4.- ¿Qué significa para usted el proyecto Castillo de los Títeres (que incluye museo y Sala Teatral, además de teatro rodante y funciones en otros estados e instituciones culturales)?

Soy un apasionado por accionar y tener títeres, me encanta ver la variedad de técnicas y mecanismos de teatro, pero esta pasión también la comparto… no sólo con los niños, la comparto con todos los niveles educativos donde se necesite de nuestro apoyo. El teatro de títeres nunca fue privativo para niños, realmente estos se apoderaron de él… y a partir de ahí quedó clasificado para chicos. No. El teatro de títeres es importante para todos. Y cuando vemos una función, sabemos que nos vamos a divertir muchísimo. Nosotros nos encargamos de restaurar, conservar y mostrar las piezas de Arte a los visitantes -de manera divertida y apasionada- para que esa visita sea atractiva e inolvidable. Para que esa persona a la que le rozamos el alma, se transforme en un ser humano que defienda este patrimonio intangible de la humanidad.

El Museo Castillo de los Títeres comenzó hace 45 años, cuando empezaba mis estudios en teatro infantil en Cuba y comencé a coleccionarlos. El Castillo está en la Ciudad de Tlaxcala y tiene un gran bagaje cultural que va desde la república China, Vietnam, Turquía, Indonesia, Nepal, Rusia, República Checa, Rumanía, Bulgaria, España, Francia, México, Argentina, Guatemala, Cuba y muchos más.

También contamos con un museo itinerante que viaja por toda la república mexicana y el público lo ha adoptado bajo el nombre de Carromato. En su interior lleva un museo con distintas técnicas de títeres y juegos que el guía tiene preparados para la participación de sus visitantes, además de contar con taller y –al finalizar- una divertida función de títeres. Tenemos muchos planes para el futuro inmediato y los iremos compartiendo. Agradezco a Ciudad Ocio, de la Editorial Paso de Gato, por esta oportunidad de darnos la palabra.        

          

Museo Castillo de los Títeres, Tlaxcala, México. Avenida de los Maestros. 

Comentarios



Más Artículos

Ciudad Ocio | Footer